Un gran futbolista

Publicado: octubre 26, 2010 en Cuento, Mis sueños

por:  Jaasiel, 12 años.

Había una vez un niñito que se llamaba Yoni. El tenía 12 años y se imaginaba que él cuando fuera grande iba a ser un gran futbolista, pero sus papás andaban mal de dinero. El tenía un hermano más grande de 16 años y cuando creció se fue  para los Estados Unidos. Cuando Yoni ya tenía 17 años, su hermano le preguntó que si todavía quería ser futbolista y él le contestó que nunca se le va a quitar ese sueño de ser futbolista. Su hermano le dijo que cuando tenga 19 años lo va a meter a una escuela de futbol y Yoni le contestó que ya iba a ser muy tarde porque ya no lo iban a aceptar. El eso quería desde que tenía 10 años y su hermano le dijo que le iban hacer el intento y si no se podía pues nimodo.

Pasaron los dos años y el 25 de Julio le habló su hermano de Estados Unidos y le dijo que él tenía un amigo en México, que lo fuera a ver a su casa y que él lo iba a llevar a una escuela de futbol. El se puso muy contento pero su mamá triste porque él era el único que estaba con ella. Su otro hijo se fue para Estados unidos y la dejó sola, y su mamá dijo que no es posible que su hijo que siempre estuvo en las buenas y en las malas se fuera. El le dijo que ella siempre iba a estar en su corazón y al otro día habló su hermano de Estados Unidos y le preguntó a su mamá que si ya se había ido Yoni y ella le dijo que se fue a apartar su boleto y le dijo que ella se iba a quedar sola porque Yoni se iba a México. Y su hijo le dijo que mejor fuera con Yoni a México, y se fue con él y llegaron a las tres de la tarde. Se fueron a la calle Hidalgo sin número, llegaron a la casa del amigo, se dieron un baño, y Yoni y el amigo de su hermano se fueron a ver la escuela de futbol. Llegaron y le dijeron que sí lo aceptaban y él se puso muy contento y le dijeron que si quería que ya se quedara porque ya iba a empezar el entrenamiento. El se quedó y le echó muchas ganas y el sábado les tocaba un partido y debutaba ese día y anotó un gol. Yoni dijo que se lo dedicaba a su mamá y se puso muy contenta su mamá.

Moraleja: Yo aprendí que si queremos ser alguien en la vida, nos tenemos que esforzar para alcanzar lo que queremos y nunca hay que desmayar porque nuestros sueños si se hacen realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s